1. Este sitio usa cookies. Para continuar usando este sitio, se debe aceptar nuestro uso de cookies. Más información.
  2. Descartar aviso

Historia de Lancia en la Formula 1

Tema en 'Lancistas' iniciado por Txoloma, 18 Ene 2013.

  1. Txoloma

    Txoloma Lancista Habitual

    Si pensamos por un momento en la historia de Lancia en los deportes de motor, seguro se nos vienen a la mente los múltiples campeonatos del mundo, de constructores y pilotos, obtenidos en el Mundial de Rally. Sin embargo, antes de todos esos éxitos, Lancia hizo una incursión en la máxima categoría, la Fórmula 1. Todo empieza a inicios de 1900, cuando Vincenzo Lancia decide desligarse por completo de la competición tras unos primeros triunfos en carreras de turismo, el entusiasmo permanecería, los Lancia Lambda y Aprilia ofrecían una vocación deportiva sin igual en ese entonces.
    Tras las guerras mundiales, cuando retornó la estabilidad a Europa, el joven director Gianni Lancia, hijo de Vincenzo, retomó el rol de Lancia en competiciones de motor, motivado por un gran entusiasmo hacia las carreras. Gianni creó en 1952 la Scuderia Lancia, llamada más tarde Squadra Corse HF Lancia, nacimiento oficial del logotipo del elefante y las siglas HF, elementos míticos dentro de la historia Lancia, dentro y fuera de las pistas. Esta nueva incursión en la competición se centraría en carreras de resistencia y otras el triunfo en Targa Florio de Bonetto se dio el salto definitivo a la F1.
    Esta buena actuación con turismos, en carreras importantes como la Vuelta a Sicilia en la que cuatro Lancia Aurelia B21 coparon los primeros cuatro puestos de su clase derrotando al duro Alfa Romeo 1900. Un merecido segundo puesto en las Mille Miglia con el Aurelia Granturismo B20 con Bracco al volante, sólo detrás del Ferrari de Villoresi con un motor mucho más potente; y sumando que la pareja Bracco-Lurani alcanzó la victoria en las 24 horas de Le Mans, conformaron el mejor precedente para intentar dejar la estela Lancia en la máxima categoría, muy disputada en esa época, con Ferrari y Maserati.
    El monoplaza creado para la F1 fue el Lancia D50, diseñado por Vittorio Jano, y que equipaba un motor Lancia DS 50 V8 y neumáticos Pirelli. Los pilotos, nada más y nada menos, que el doble campeón del mundo Alberto Ascari, quien se hizo con el título en 1952 y 1953 (Ferrari). En 1954, Ascari tomaba parte de la temporada a bordo de un bólido Maserati, sin obtener muy buenos resultados, en la penúltima carrera (Italia), se subiría de nuevo a un Ferrari, mientras que en la última cita del campeonato, en España, debutaría a los mandos del Lancia D50 junto a su compatriota Luigi Villoresi.
    En el debut de Lancia en Fórmula 1, Alberto Ascari exprimió al máximo su D50 y se hizo con la pole position, además, logró la vuelta más rápida en carrera y obtuvo un punto, aunque al final se vio obligado a abandonar la carrera. El piloto italiano cerraba así una mala campaña, 25º en la clasificación de pilotos con el único punto logrado a bordo del D50. A pesar de los malos resultados y un debut ‘modesto’ para Lancia, la incursión de la marca en la Fórmula 1 llenaba de ilusión a los entusiastas de Lancia, del elefante azul y las siglas HF, que esperaban que en 1955 todo fuese mejor.
    La temporada de 1955 daba inicio, con ánimos renovados, un Lancia D50 que había demostrado ser rápido, ahora con 4 pilotos en la alineación, a Ascari y Villoresi se sumaron Eugenio Castelloni y Louis Chiron. Todo pintaba muy bien aunque para Ascari y Lancia las cosas no empezaron como se esperaba; dos abandonos, encadenados a los dos del cierre de la temporada anterior. El segundo abandono se produjo en el GP de Mónaco, Ascari sufriría un espectacular accidente tras saltarse una chicane, un fortísimo impacto en la zona del puerto y posterior caída al mar, milagrosamente escapó ileso del accidente.
    Pero una semana después de este accidente llegaría lo peor, hacia finales de Mayo Ascari viajaba a Monza para probar un nuevo modelo de Ferrari, al afrontar una de las curvas más rápidas del circuito italiano, el antiguo giro a la izquierda que daba acceso a la recta de atrás, se salió de la trazada impactando de manera brutal, este accidente le costaría la vida a Alberto Ascari. Esa fatídica curva en Monza, que ahora es una chicane izquierda-derecha-izquierda -a raíz del accidente- recibe el nombre de Variante Ascari, en honor al entonces piloto del equipo Lancia de Fórmula 1.
    Una temporada de ilusión que se tiñó de tragedia, a pesar de esto, la temporada de 1955 se cerraba con 2 victorias y 10 podios para la Squadra Corse HF Lancia, tomando en cuenta carreras oficiales y citas fuera del calendario. Con la muerte de Ascari sumado al desplome financiero de la compañía, debido en parte a su gasto excesivo en competiciones, llevan a la drástica decisión de dejar el mundo de la Fórmula 1. Los restos del equipo Lancia fueron trasladados a la Scuderia Ferrari, donde Juan Manuel Fangio ganó el campeonato 1956 con un coche bajo la denominación Lancia-Ferrari.
    Tras este breve -pero intenso- paso por la Fórmula 1, los mayores logros de la Squadra Corse HF Lancia se dieron en los Campeonato del Mundo de Resistencia, en donde se obtuvieron tres títulos mundiales seguidos entre 1979 y 1981 y, claro está, en el Campeonato Mundial de Rally donde la marca italiana se hizo con once títulos de constructores y cuatro títulos de pilotos entre 1974 y 1992. Ya a partir de 1992 si se cristalizó el fin de los compromisos de Lancia con el mundo de las competiciones de motor, pero hasta el día de hoy, estos resultados siguen siendo parte de la esencia Lancia. 2-3-389.jpeg
     
    A SEYMAN le gusta esto.

Compartir esta página