1. Este sitio usa cookies. Para continuar usando este sitio, se debe aceptar nuestro uso de cookies. Más información.
  2. Descartar aviso

Nos Dejó Gino Valenzano

Tema en 'Clásicos / Modelos anteriores' iniciado por Francisco Javier, 7 Ene 2012.

  1. Francisco Javier

    Francisco Javier Lancista Gurú

    El año pasado se llevó consigo a un gran piloto de Lancia. El pasado 28 de mayo falleció Gino Valenzano, as del volante en la categoría de turismos, donde corrió para Lancia, Abarth y Maserati. Era natural de Asti, aunque su infancia transcurrió en Turín, donde fua a la escuela con Gianni Agnelli y coincidió allí con Gianni Lancia. Le unía a él una gran amistad, y últimamente era su único contacto con los viejos tiempos del motor. Probablemente era la única persona externa a la familia que trataba con Gianni. Su juventud fue marcada por la guerra, y sufrió deportación en el campo de Mauthausen.
    Fue Gianni Lancia quien confió en él para que pilotase su recién proyectado Aurelia y luego los D24.
    Valenzano siempre destacó las cualidades del Aurelia, que en su conjunto lo hacían ganador aunque no fuera ni el más deportivo ni el más potente. Su éxito más sonado fue con la D24 en las 12 Horas de Sebring donde compartió equipo con el "playboy" Porfirio Rubirosa. A pesar de Rubirosa quedó segundo.
    Después de Lancia pasó a Maserati, pero se retiró en 1955 tras la muerte de su hermano, que según Gino "iba mucho más fuerte" que él.
    Yo tuve la suerte de conversar un ratito con él en 2010 en Turin, lo que me deja un recuerdo imborrable.


    [​IMG]

    Gino Valenzano, con la D24 en la Mille Miglia de 1954
     
  2. increiblejul

    increiblejul Lancista Gurú

  3. SEYMAN

    SEYMAN Lancista Gurú Miembro del Club Lancia

    Gracias FJ por darnos estas clases magistrales lancistas .Unas verdaderas perlas.
     
  4. Francisco Javier

    Francisco Javier Lancista Gurú

    ¿Por qué puse "a pesar de Rubirosa, quedó segundo"? Lo explicaba el mismo Gino. Parece que Gianni le impuso a Rubirosa como copiloto para las 12 horas de Sebring de 1954, ya que era un personaje popular del que esperaba conseguir publicidad. A Gino no le pareció demasiado bien, pero no tuvo más remedio que acceder a los deseos del Jefe. En el transcurso de la carrera, Valenzano vio que Rubirosa no pasaba por la meta, y fue andando por el circuito hasta que lo encontró fuera del coche, quejándose de que se había roto el cambio (probablemente por su culpa) y firmando autógrafos al público.
    Gino saltó al coche, arrancó y salió zumbando, dándose cuenta enseguida de que solamente era la tercera velocidad la que no engranaba. Por supuesto que un piloto de su raza no iba a renunciar por esa tontería: siguió pilotando y le dieron bandera a cuadros en segunda posición.
    Él siempre ha sostenido que de haber contado con un copiloto profesional, hubieran ganado. Con los puntos de la victoria podría haber conseguido Lancia el Campeonato Mundial de Resistencia, que finalmente ganó Ferrari.

    [​IMG]
     

Compartir esta página